Boletín

Intenso deseo por comer puede ser “polifagia” – IMSS


Fotografía: Cortesía.


Ensenada, B.C.- (Boletín) Cuando la persona come a cualquier hora, incluso después de haberlo hecho adecuadamente, puede presentar polifagia, enfermedad que provoca deseos de comer impulsivamente y sin control, advirtió el doctor Arturo Rentería Lara, médico internista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Baja California .

Explicó que se trata de un apetito que excede los requerimientos de la persona, lo que necesariamente lo conducirá a problemas de sobrepeso u obesidad, consecuencias negativas para la salud de quienes lo padecen.

La polifagia, dijo, también llamada hiperfagia, está relacionada con trastornos psicológicos y alteraciones de tipo hormonal o metabólico. Este aumento anormal de la necesidad de comer puede tener su origen en la ansiedad, el hipertiroidismo, la hipoglucemia, la ingesta de fármacos, el síndrome premenstrual y la diabetes mellitus, entre otros.

Sin embargo, hay muchos casos en que el aumento del apetito puede tener su origen en hábitos inapropiados, como acostumbrarse a obtener placer a través de la comida. Este apetito desmedido puede aparecer y desaparecer (intermitente) o perdurar durante períodos prolongados, destacó.

El internista señaló que estudios recientes demuestran que una dieta con alta ingestión de grasas y azúcares está relacionada con cambios en los sistemas de regulación cerebrales, que incrementan el deseo de comer, causando un efecto de adicción.

Los cambios en las señales cerebrales, abundó, propician que no se consuman alimentos para nutrirse, sino para obtener, de manera constante, sensaciones de placer y bienestar ya que, por ejemplo, altas cantidades de azúcares causan euforia.

Las modificaciones tienen lugar en dos núcleos del hipotálamo, región de regulación que se localiza en la parte inferior del cerebro. Uno es para medir la saciedad, que no se siga comiendo cuando ya no se necesita y el otro, propiamente el del hambre o necesidad de comer.

La investigación ha demostrado que una dieta muy alta en grasas y azúcares disminuye la actividad del núcleo de la saciedad e incrementa el hambre.

Rentería Lara subrayó que las posibles causas de la polifagia o hiperfagia deben de ser estudiadas por un médico, quien está facultado para prescribir el tratamiento adecuado y nunca debe recurrirse a dietas no indicadas por un profesional de la salud.

La polifagia no distingue edad ni sexo, cualquier persona puede desarrollarla dado que el ser humano, tiende a considerar la comida como una especie de gasolina que no influye en el cuerpo, pero la composición de lo que comemos lleva a cambios cerebrales que pueden terminar en conductas dañinas, precisó.

El especialista del IMSS destacó la importancia de realizar mejoras a la dieta diaria: incrementar el consumo de verduras y frutas, disminuir el de grasas de origen animal y azúcares simples; así como beber agua simple y realizar ejercicio de manera cotidiana para mantener el equilibrio corporal.

Si no se regulan los hábitos alimenticios y se come la cantidad y lo que se desea, aparecerán los problemas de sobrepeso y obesidad con sus graves consecuencias, como los daños cardiovasculares y diabetes, entre otros.

Deja tu comentario