Reportajes

Criaderos de codornices en Ensenada

[AdSense-A]
 
 
Por: Luis Damián Garibay / plex

Ensenada, B.C.- Las codornices son pequeñas aves de color grisáceo que se introdujeron a nuestro país en 1970 y a partir de 1975 se producen en criaderos del ejido Francisco Zarco (Valle de Guadalupe) para su venta y consumo. Dichas aves son un ingrediente común en los platillos de restaurantes del mismo valle y del poblado de San Antonio de las Minas.

Esther Gil, trabajadora del rancho CODOCANA, empresa pionera de la producción de codorniz en el estado desde 1975 y establecida en el Valle de Guadalupe, mencionó que la codorniz es un ave con altos niveles nutricionales y de buena calidad en el sabor de su carne, por lo que es importante su difusión para que los ensenadenses comiencen a utilizarla en sus platillos caseros.

Explicó que la carne de codorniz puede prepararse en casa en cualquier platillo que pueda sustituirse por el pollo. Por ejemplo, en un caldo, en mole, en crema, ensaladas, en adobo o en barbiquiure.

Los huevos de codorniz pueden consumirse en jugos de naranja, licuados y platillos con huevos como omelets. Siempre y cuando, teniendo en cuenta que por cada huevo de gallina deben utilizarse seis huevos de codorniz.

La carne de codorniz es baja en grasas, tiene alto poder nutritivo y digestivo, mientras que sus huevos son ricos en proteínas, vitaminas, hierro y son bajos en colesterol. De hecho, los huevos de codorniz son recomendados por pediatras para la alimentación de niños y ancianos por sus bajos niveles de colesterol y alto contenido en proteínas. Asimismo, son recomendados a personas con desnutrición por su alto nivel en hierro.

Los principales consumidores de este producto son turistas nacionales y estadounidenses que visitan los restaurantes de la zona del Valle y San Antonio. La gente local consigue el producto en el mercado el Roble y en la Canasta en la ciudad de Ensenada, en el mercado Liz y mercado la Chica en Valle de Guadalupe y en el restaurante el Nido en la ciudad de Rosarito.

Fotografía: Luis Damián Garibay.

La cotornicultora expresó que la codorniz es muy conocida en el Valle de Guadalupe pero debido a los altos costos para su alimentación en el proceso de producción que se han dado en los últimos años, se ha elevado un poco el precio y las residentes locales han tenido la idea de que pueden consumirlo sólo en los restaurantes.

Además de los beneficios que se pueden obtener por el consumo de esta ave, la cría de codorniz es una actividad que puede iniciarse con pocos recursos económicos y pueden obtenerse muchas ganancias en poco tiempo.

De acuerdo a la Secretaría de Fomento Agropecuario, las ventajas de la cría de codorniz son que su producción es altamente intensiva; bajo costo de instalaciones, lo que permite implementar tecnología de punta; no requiere conocimientos especializados, pero es recomendable contar con uno; margen de rentabilidad alto, por tratarse de productos poco tradicionales; además de que se cuentan con las condiciones climáticas óptimas para realizar la actividad y existe poca competitividad.

Esther Gil concluyó: “Debemos consumir nuestros productos, las cosas que nosotros hacemos. No nos debemos ir por las marcas, ni por los productos de moda, aquí mismo tenemos muchos productos de muy buena calidad”.
 
 
____________
Fotografía de portada: Luis Damián Garibay / plex

Categories: Reportajes

Tagged as: , ,