Venden “aprobación” de verificación vehicular a 200 pesos

[AdSense-C]

verificación vehicular
Fotografía: Luis Arellano

 

 

*    Si no accedes hasta te amenazan con golpearte.

Por: Luis Arellano Sarmiento/ Pregonero Baja

Mexicali, B.C..- El martes 24 como a la una de la tarde, acudí al Centro Verificación Lomas ubicado en Calle Zacatecas esquina con Aeropuerto de la Colonia Zacatecas; era la primera vez que realizaba este trámite obligatorio.

Estuve unos minutos en la fila y luego avancé al interior del verificentro, en donde un joven de chaleco anaranjado me dijo que con la tarjeta de circulación era suficiente para realizar el trámite.

Al ingresar había unos 20 automóviles esperando su turno en alguna de las tres líneas que estaban operando. Esperando al volante, el sujeto de recepción notificó amable que mi carro estaba tirando humo y que era posible que no aprobara la verificación.

Le respondió que no importaba pues con la constancia de la verificación, podría tramitar la tarjeta de circulación y eso es lo que quería.

Tres días antes llevé mi carro al mecánico para que el hiciera el tune up completo, por lo que tenía esperanza que pasara el examen de no emisiones de contaminantes.

Cuando realicé el pago de cuatro salarios mínimos (285 pesos), el mismo empleado del chaleco anaranjado con una seña me llamó y me dijo abiertamente que con 200 pesos me podían ayudar a que mi automóvil pasará la prueba. Conteste que no.

Antes, mientras yo estaba haciendo fila para pagar en la caja, toda vez que los carros avanzaban y el mío se retrasaba la fila, accedí a que el empleado de la verificación moviera mi carro y lo colocó en la tercera línea cargada a la izquierda.

Cuando mi carro está a punto de llegar a las maquinas que hacen la verificación, un segundo sujeto que portaba chaleco verde, dijo que mi carro está tirando humo y que me podrían echar la mano “para que no eche otra vuelta”. Respondí que el primer empleado ya me había pedido 200 pesos pero le dije que no traía dinero

Mientras esperaba sentado, converse con una pareja que tenía su carro uno después del mío en la misma fila, dijeron que el año pasado no pasaron la prueba pero no regresaron a realizarla otra vez. Les conté el ofrecimiento que me hicieron.

Cuando pasan mi carro a la línea, el señor con el que conversaba se levantó a mover el suyo, y cuando regresó me dijo que escuchó decir a uno de los empleados que “revisa bien este carro porque está echando humo”, refiriéndose a mí carro.

Ahí me entró la duda y la pareja también intuyó algo; la duda se  acrecentó cuando nos dimos cuenta que la revisión de mi carro concluyó con mayor celeridad a los demás carros.

Sospeché de un “castigo”.

Luego llegó otro empleado y me entregó la lleves, acto seguido una muchacha me entregó una hoja donde mi carro resultó rechazado, precisamente por echar humo.

Me acerqué a una ventanilla donde estaban cuatro empleadas y solicité hablar con el encargado del verificentro; insistí y una muchacha me llevó ante una persona que precisamente, en ese momento realizaba una verificación en la misma línea en que habían revisado mi carro unos minutos antes.

Dijo llamarse José Silos y le conté que se me hacía raro que mi carro no aprobara la verificación precisamente por la causa en que me habían pedido 200 pesos para pasarla.

Movió la cabeza y dijo que ya había corrido a otros empleados por la misma causa.

Le dije que fueron dos las personas que se ofrecieron a ayudarme, volteamos y no estaban a simple vista, pero después observamos que iban llegando de afuera juntos y le dije que aquéllos eran.

Seguramente las empleadas notificaron de la situación, porque curiosamente se acercaron ambos a donde yo platicaba con el encargado.

Primero llegó el de chaleco anaranjado y lo señalé como el que  me había pedido los 200 pesos para aprobar el examen. No dijo nada y aceptó la culpa.

Notifiqué al encargado que necesitaba su nombre para poder quejarme ante la Secretaría de Protección al Ambiente (SPA) y me dio la razón por la que caminamos al carro para hacer anotaciones.

Luego llegó el segundo sujeto encarando, bravucón, negó que él me haya pedido 200 pesos y no mintió, pues lo que me dijo fue que mi carro estaba echando humo y me podía ayudar  para que no me diera otra vuelta.

Luego aceptó que la ayuda que me ofreció fue que podía hacer que en la hoja dijera “No” en la emisión de humo, y me lo señaló con el dedo en la constancia que me habían dado.

Cuando subí a mi carro escuché que le dijo al encargado, a manera de sugerencia o propuesta “ponerle unos pu..zos”; el encargado le dijo que se relajara y éste me dijo que sus empleados hacían esto para ayudarle a la gente, no para perjudicarla. Dije que a la denuncia agregaría la amenaza.

Por la ventana del copiloto, el otro empleado me pidió que no lo denunciara porque lo iban a correr, que tenía familia que  mantener.

Antes, el momento de la discusión le dije al encargado que manejando no podía ver si me carro tiraba humo, por lo que uno de los empleados lo encendió y vimos que efectivamente, no de una manera exagerado pero sí emitía humo.

Ya cuando me iba el encargado me recomendó que a quien le reclamará fuera a mi mecánico, porque lo causa del humo era una mala colocación de las bujías, o algo así.

No pongo en duda que aun con tres días de un servicio previo, un carro 2005 pueda no aprobar la verificación, he sabido de carros más nuevos que no lo hicieron.

Pero también me queda una sospecha de haber recibido un “castigo” por no aceptar darles 200 pesos para que mi carro pasara la verificación.

[AdSense-C]

Canal de noticias de plex en Youtube:
%d bloggers like this: