Elecciones2019 IEEBC

Extraña concepción del orden social [Opinión: Christian Chacón]

[AdSense-A]

Fotografía: Ricardo Meza Godoy.
Fotografía: Ricardo Meza Godoy / plex

[Opinión]

“Extraña concepción del orden social”

Por: Christian Chacón.
Christian Martín Chacón Meza, es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC). Actualmente se desempeña como contralor para la Secretaría de Educación Pública (SEP); y como asesor jurídico. Es originario de Ensenada.

e-mail: chaconmeza3@gmail.com
Twitter: @juristachacon

 

  Hombres, mujeres y niños, campesinos o no, personas como usted y como yo. No cometamos el error de llamarlos jornaleros, revoltosos, radicales y nada más. Porque la primera, que es su ocupación y voz, no es lo que los define, es una denominación clasista que viene a separar las ideas circundantes a la lucha contra el sistema capitalista.

  No son los estudiantes, lo obreros, médicos y campesinos, maestros y policías los que se manifiestan en el país, no son solo ellos, es la condición humana que pertenece a cada uno de nosotros.

  Tampoco son los mexicanos primitivos que se oponen a su gobierno, son los chilenos, estadounidenses, españoles, griegos, israelitas, venezolanos, la humanidad entera. No, no se trata de grupos vulnerables, se trata de personas vulneradas, de mexicanoas que pasan la vida trabajando. De lo que se trata esto, es del mal gobierno y el extraño orden que establece el estado de derecho.

  El gobierno del Estado el pasado 5 de mayo de 2015, hace un llamado para solicitar el orden en la comunidad de San Quintín, pareciera que ahora se vuelcan los papeles, en un exhorto el gobierno solicita a los pobladores el orden que teleológicamente garantiza, sugiriendo de manera tácita la falta del mismo y el fracaso institucional en la generación de ambientes propicios para la estabilidad y bienestar social. Extraño el orden que solicitan, tan raro como ver las maneras en las que según lo toma.

  Hay una confusión grave en la concepción del orden social, según lo que nos da cuenta el gobierno mexicano en general, se trata del acatamiento de las normas dictadas arbitrariamente. Lo que solicita el Estado es la sumisión de los individuos y el abandono de la dignidad, solicitan con diplomacia y bala, el orden a su manera. Se legaliza la ilegalidad, se legisla para adecuar sus actuares bajo los términos en aras del estado de derecho, se auto empoderan sin censura.

  Ya lo vemos en Puebla con la “Ley bala”, donde las policías están facultadas para disparar a los manifestantes de las marchas. Generan terror y violencia para solicitar el orden, eso es un Estado opresor. Pero no soy obtuso como para no conceder un poco de razón, es cierto que se han realizado saqueos en algunos abarrotes y tiendas departamentales. Pero el saqueo multimillonario extranjero de los recursos naturales del país, es premiado con incentivos fiscales, esclavismo poblacional y avalados por la coerción y fuerzas militares.

  Debemos reflexionar hoy sobre la pregunta: ¿Qué es el orden social? Para entender el orden social, hay que saber que se trata del posicionamiento espacial y conductual dentro de una estructura de gobierno formalizada a través de sus leyes, ya sea como funcionario público o como particular. El orden social, no es solo el ocupar su lugar, sino el realizar nuestras ocupaciones. Para establecer el orden social, debe haber empleos y salarios dignos, vivienda, servicios y educación de calidad, seguridad jurídica, laboral y social, no la obediencia ciega de los ordenamientos normativos.

  ¿Cómo es que el Estado exige orden social a los pobladores de San Quintín, cuando ellos le exigen lo mismo?

  Es evidente la falta de profesionalización gubernamental, aparentemente no saben que es inevitable que exista el “desorden” o contradicciones entre los individuos y su circunstancia aun en sociedades estables, cuando esa dialéctica es resultado del hombre con el mundo, es la causa de los paradigmas que dan origen al progreso tanto de la ciencia, como de la sociedad.

  Definitivamente, no se sabe gobernar, pero eso no es problema, y tampoco podríamos contrariar la libertad constitucional que otorga el artículo 35 constitucional en su fracción II, sobre el derecho de votar y ser votado, iría en contra de los principios soberanos el exigir un perfil profesional para tal tarea, ya que la representación Estatal no debe ser discriminatoria, aunque de facto lo sea.

  Lo que es imperdonable, es la arrogante ignorancia con que imponen sus arcaicas soluciones. Un niño jugando con un panal de abejas no está gobernando, aunque lo crea.

  El orden, en términos sencillos, es la adecuación de las cosas en el lugar que le corresponden, sin embargo, para la concepción gubernamental del orden social pudiendo ser progresista, conservadurista o autoritarista, han elegido la última. Extraño este orden social en el que se exige que se agoten las vías legales aun con su demostrada ineficacia, extraño este orden social en el que no aplican este mismo criterio para solucionar la violencia.

  Violencia para la violencia, papeles para los papeles y marginación para la marginación. Si la solicitud formal en mesas de diálogo no es el camino, ni la solicitud a los distintos órdenes de gobierno, ni la demanda a las empresas extranjeras, ni la libre y pacífica manifestación, ni la democracia, ni las marchas o movimientos armados… Entonces, ¿cómo hablar para ser escuchados? ¿Desde qué trinchera deben perecer loas mexicanoas para obtener su dignidad? ¿De cuál, si no luchando? No es una convocatoria a las armas, es una invitación a la conciencia, ésa es una de las responsabilidades del ciudadano. Cada pueblo democrático tiene el gobierno que merece.

  Nuestros gobernantes deben entender algo, la forma de gobernar que conocen es contraria a nuestro tiempo, no obedece a las necesidades sociales ni estructurales del Estado. No se trata siquiera de una lucha de clases interna, se trata del rol de un país entero en el orden internacional. Estamos acostumbrados a ver la globalización solo en los mercados, marcas y modas, pero la globalización es un proceso mucho más complejo, es en sí mismo un acto comunicativo a gran escala, las redes sociales son prueba de ello. No todo está perdido, existen ya programas realizados por organizaciones internacionales no gubernamentales que vienen a constituir el activismo socio-global.

  En México, la población y los dirigentes nacionales siguen sin verse en el mundo, es necesario entender la globalización. Esta es la oportunidad que tienen los Estados para ganar de nuevo a su población, si no saben cómo generar estos cambios, entonces que pregunten, y no solo que pregunten, que hagan. Propongamos el conocimiento y la organización como herramienta para la articulación de las instituciones y la fuerza que representan, fuerza ahora tan necesaria y puesta en duda, además de la gestión gubernamental para formar, estableciendo parámetros de buen gobierno al alcance de los gobernados, así como la asesoría técnico jurídica a las diferentes organizaciones sociales para la óptima realización de sus fines.

  Pensemos en grande, pensemos bien. ¿Y usted, qué propone?

[AdSense-A]


** Los comentarios vertidos en los post bajo la categoría “Opinión”, son responsabilidad exclusiva de su autor. Sistema informativo plex, funge en estos casos, exclusivamente, como espacio abierto para la expresión.

Canal de noticias de plex en Youtube: