Elecciones 22021 IEEEBC
Opinión

El transporte público no tan público [Opinión: Christian Chacón]

[AdSense-A]
©NOV2014 Rafael Blancas C 3

[Opinión]

“El transporte público no tan público”

Por: Christian Chacón.
Christian Martín Chacón Meza, es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC). Actualmente se desempeña como contralor para la Secretaría de Educación Pública (SEP); y como asesor jurídico. Es originario de Ensenada.

e-mail: chaconmeza3@gmail.com
Twitter: @juristachacon

 

 

Hay un tema que debiera estar presente en cada ensenadense por lo menos este día, me refiero al tema del transporte público que de hecho no es tán público. Lo que debiera ser un servicio resulta ser una fuente de ingresos para el gremio transportista a la vez que se convierte en una fuente de presión política de la cual dan cuenta los hechos ocurridos la semana anterior y, ante los cuales, debo decir que más allá de reflejar el poderío de una organización transportista, demostraron con creces la postura de la ciudadanía y su organización. La participación ciudadana da muestra de un ejercicio democrático más allá de las urnas, por ahora.

¿Qué ocurrió? Lo que ocurrió es que un grupo de particulares ha incumplido con una de sus obligaciones en protesta a la falta de audiencia por parte del gobierno municipal, según aseguran sus dirigentes. Pero hay mucho más qué pensar al respecto. Lo ocurrido ha sido nombrado de distintas maneras, todas acertadas, más aún incompletas; se habla del secuestro del transporte público, un acto terrorista, e incluso de un ataque a la economía del municipio y las familias ensenadenses. Se estima que el 60% de los negocios permanecieron cerrados, y que el 80% de los empleados llegaron tarde a sus trabajos, además de los 5000 alumnos que no pudieron asistir a sus clases por falta de medios para su transportación.

Aun si eso no pareciera suficiente, lo que resulta insultante para la ciudadanía es ver a estos dirigentes hablar en nombre de los y las ensenadenses para solicitar el incremento de tarifas en el transporte público que según se traduciría en la reparación de las unidades para brindar un mejor servicio.

Aun sabiendo lo anterior, es prudente considerar a los transportistas que alegan no tener recursos suficientes para hacer de su actividad un trabajo en condiciones más dignas. Lo cual nos lleva a ver el estado deplorable de las unidades de transporte y de la cual bien pudiera responsabilizarse al municipio ante el cual la ciudadanía debiera exigir calles en mejor estado, transitables, que no ocasionen el deterioro de los vehículos en las proporciones que ahora se refleja. El problema de los baches es un claro indicador del endeudamiento y la falta de recursos -un ejemplo de la mala administración de los recursos es el bacheo del tramo Maneadero-Chapultepec.

Debemos reconocer que los microbuses recorren vías casi intransitables y bajo la presión del tiempo, en un horario que les exige viajar más rápido, aún cuando se ve el incremento del congestionamiento vial en la ciudad.

Lo que ocasiona los altos costos de producción del servicio no son sólo los mencionados problemas ni aquellos que pueden parecer evidentes, como la alza en los costos del combustible. Hay otros gastos que deben ser expuestos y revalorados para proteger al mismo gremio transportista y la economía de los ciudadanos, me refiero al subarrendamiento de derechos de transporte. Se “rumora” que entre los miembros transportistas existe el pago de derechos a manera de renta y que eso genera una cadena de costos que tornan dificil la vida de cada chofer del transporte público. Incluso hay quien señala que estos costos pueden superar fácilmente los quince mil pesos mensuales. Estos costos pudieran traducirse en recursos para el mantenimiento y mejora de las unidades, o por lo menos para frenar el incremento de las tarifas.

Con lo visto anteriormente, no estoy invitando a la privatización puesto que se trata de un servicio que evidentemente ya está privatizado. Incluso, ver a los usuarios como consumidores de un servicio da pauta para las denuncias ante la PROFECO.

Pero algo es cierto, si el negocio no produce, es mejor dejarlo. Y eso no pasa por la mente de los dirigentes del gremio transportista. Si el negocio no deja, que lo dejen.

El sector empresarial también fue afectado de manera directa y debiera de hacer uso de su especial condición para sumarse a la demanda ciudadana que no se hizo esperar.

Donde se ve un problema los inversionistas deberían ver una oportunidad; es decir, alguien con los recursos suficientes pudiera presentar una propuesta seria para tomar las concesiones de transporte garantizando un mejor servicio con costos iguales o menores.

Los transportistas cometieron un error, han faltado a sus obligaciones y por ello deben ser sancionados con la pérdida de la concesión. Eso me parece claro y no veo la necesidad de abundar en ello sino en algo que me parece igualmente trascendente y con menor mención, la participación ciudadana. La ciudadanía no exige la pérdida de un derecho sino el cumplimieno de una ley. El incremento a las tarifas del transporte público no es lo único en juego, sino el respeto al Estado de Derecho o la vigencia de la impunidad.
 
[AdSense-A]
Paralelo al secuestro del transporte público, la sociedad comenzó a tomar actitudes favorables en la construcción de una sociedad organizada. Poco a poco los grupos de participación ciudadana se han ido consolidando en acciones operativas mucho más concretas en su organización y respuesta. De hecho, aquellos grupos que no forman parte de estas acciones han decidido ayudar a contrarrestar un problema social. El ofrecimiento de “raite” desde vehículos particulares y la invitación a utilizar medios alternativos de transporte como la bicicleta han sido respuestas que se dieron a un problema real incluso antes de la protesta. Esta se hizo presente tanto en las calles como en las redes sociales. Pudimos ver una petición en change.org por la revocación de las conseciones que al cabo de dos horas del incidente ya sumaba cerca de dos mil firmas.

La sociedad ha dado muestras de una nueva forma de pensar la problemática social y, en consecuencia, de sus soluciones. El reclamo lleva ahora consigo la propuesta.

Los medios de comunicación han realizado una labor importantísima en la generación de contenidos que ayuden a la conciencia informada de la ciudadanía. Algo que cabe señalar es lo vigente que están los medios digitales de información periodística, ya que en tiempo real se generó una conciencia social con base en un mismo hecho. Es importante elegir los medios de comunicaciòn que consultamos, puesto que la información puede ser tendenciosa y acabar por desinformar a la comunidad, por ello es que invito a seguir consultando este medio.

Lamentablemente, la sesión de cabildo respecto al tema del incremento de las tarifas del transporte ha cambiado sorpresivamente de día y hora. La interpretación está libre al lector al igual que la invitación de sumarse a participar en ella el día de hoy, martes 22 de diciembre, a las 12 horas en la sala de regidores del gobierno municipal.

De lo que ocurrirá mañana podemos analizar el panorama político en el que estamos y los tiempos que transcurren rumbo a la próxima elección de 2016. Me atrevo a señalar que sin la presión ciudadana suficiente los acuerdos se darán al margen de dos puntos, por un lado la revocación de las concesiones y por otro la alza a las tarifas; es decir, permanecen las concesiones y las tarifas actuales por el momento. La sociedad, medios informativos y organizaciones civiles deben reconocer el avance en la construcción de una sociedad más democrática, no perdamos de vista este tema de interés. Hasta la próxima.
 
 
 


** Los comentarios vertidos en los post bajo la categoría “Opinión”, son responsabilidad exclusiva de su autor. Sistema informativo plex, funge en estos casos únicamente como espacio abierto para la expresión.

Canal de noticias de plex en Youtube: