Opinión

El Expediente clínico electrónico y la protección de datos personales.

El expediente clínico es un instrumento de gran relevancia para la materialización del derecho a la protección de la salud, el cual se encuentra consagrado en el artículo 4to Constitucional. En él se hace constar en diferentes momentos del proceso de la atención médica, las diversas intervenciones del personal de salud, así como la descripción del estado de salud del paciente.

El derecho a la salud está íntimamente relacionado con el derecho a la información en dos sentidos, el primero de ellos, es conocer la forma en que es tratada su información y tener acceso a los registros médicos que sean compilados como parte de sus tratamientos, pero, también, está relacionado con la forma en que el personal de salud debe hacer saber al paciente los detalles de su tratamiento y posibles alternativas para este.

La NOM-004-SSA3-2012 define al expediente clínico como el:

conjunto único de información y datos personales de un paciente, que se integra dentro de todo tipo de establecimiento para la atención médica, ya sea público o privado, el cual consta de documentos escritos, gráficos, imagenológicos, electrónicos, magnéticos, electromagnéticos, ópticos, magneto-ópticos y de cualquier otra índole, en los cuales, el personal de salud deberá hacer los registros, anotaciones, en su caso, constancias y certificaciones correspondientes a su intervención en la atención médica del paciente, con apego a las disposiciones jurídicas aplicables.”

Por su parte, los numerales 5, 5.1 y 5.2, 6, 6.1, 6.2, 6.3 y 6.4 de la NOM-004-SSA3-2012, establecen fundamentalmente que los prestadores de servicios de atención médica de los establecimientos de carácter público y privado estarán obligados a integrar y conservar el expediente clínico de sus pacientes, el cual debe contener fundamentalmente lo siguiente:

  • Tipo, nombre y domicilio del establecimiento y, en su caso, nombre de la institución a la que pertenece.
  • En su caso, la razón y denominación social del propietario o concesionario.
  • Nombre, sexo, edad y domicilio del paciente.
  • Historia clínica (interrogatorio, exploración física, resultados de laboratorio, diagnóstico, pronóstico, indicación terapéutica).
  • Notas de evolución (evolución y actualización del cuadro clínico, signos vitales, resultados relevantes, diagnóstico o problemas clínicos, pronóstico, tratamiento e indicaciones médicas).
  • Notas de interconsulta (criterios diagnósticos, plan de estudios, sugerencias diagnósticas y tratamiento).
  • Notas de referencia/traslado (establecimiento que envía y receptor, resumen clínico, motivo del envío, impresión diagnóstica y terapéutica empleada).

El campo de aplicación de los ECC es de observancia general en el territorio nacional, y sus disposiciones obligan a los prestadores de servicios de atención médica de los sectores público, social y privado, incluidos los consultorios.

Foto de Pixabay en Pexels

Asimismo, los datos personales sensibles se definen por el 3ro de la Ley Federal de Protección de Datos Personales:

“Aquellos que se refieran a la esfera más íntima de su titular, o cuya utilización indebida pueda dar origen a discriminación o conlleve un riesgo grave para éste. De manera enunciativa más no limitativa, se consideran sensibles los datos personales que puedan revelar aspectos como origen racial o étnico, estado de salud presente o futuro, información genética, creencias religiosas, filosóficas y morales, opiniones políticas y preferencia sexual”

¿Qué tipo de problemas puede ocurrir?

Dentro del reporte “Salud Deteriorada: opacidad y negligencia en el sistema público de salud” (2018) de Mauricio Hernández, de Mexicanos contra la corrupción y la Impunidad, informan que referente al Expediente Clínico Electrónico recibieron información contradictoria del INAI entre las distintas áreas de la Secretaría de Salud con respecto a la implementación del expediente clínico electrónico[1]:

  • La Dirección de Coordinación, Normatividad y Difusión manda un archivo donde se especifica que el Centro Regional de Alta Especialidad (CRAE) Ciudad Salud de Chiapas y el HRAE Yucatán no cuentan con ECE, ni siquiera implementado parcialmente.
  • La Dirección General de Coordinación de los HRAE (DGCHRAE) declara que Chiapas, Oaxaca y Yucatán cuentan con un ECE de nombre SIGHO, las siglas de Sistema de Información para la Gerencia Hospitalaria.
  • El HRAE Oaxaca declara no contar con SIGHO desde 2007, por tratarse de un sistema de información creado para el segundo nivel de atención. Declaran contar con SAHE, solución in-house.
  • El HRAE Yucatán declara que no tiene instalado SIGHO.
  • El CRAE Chiapas no respondió la solicitud realizada vía INAI
  • La Dirección General de Información en Salud no cuenta con información ni evaluación sobre SIGHO ni sobre su grado de implementación.
  • Tampoco la Dirección de Sistemas de Infraestructura cuenta con la información solicitada.
  • Ninguno de los hospitales cuenta con sistemas enlazados con otros hospitales ni con sistema alguno de gestión de redes.

Un caso reciente es el reporte de Proceso[2] el 2 de febrero del 2021, fueron puestos a la venta en la Dark web, base de datos de BBVA, Santander y del IMSS. Según la Red de Defensa de los Derechos Digitales, la base de datos personales filtrados del IMSS consta de:

“42 millones de usuarios que incluye nombre y domicilio del empleador, nombre, numero de afiliación, CURP y salario base del trabajador.”

FOTO: Cuartoscuro

¿Cómo valorar el daño?

De acuerdo con la Ley de protección de datos personales, aplican infracciones y sanciones por la violación a la Ley en caso de que sean sujetos obligados o particulares; responsabilidad administrativa en caso de ser servidores públicos; podrá constituir un delito en ciertos casos, y también podrá ser sujeto a una indemnización, mismo que deberá probarse mediante peritaje el daño.

En un reporte que elaboro Ernst & Young[3], afirman que entre el universo de proveedores que poseen importantes activos de datos, el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido, es el proveedor de atención médica integrada más grande del mundo. Sus registros de pacientes cubren a toda la población del Reino Unido desde el nacimiento hasta la muerte.

“Estimamos que los 55 millones de registros de pacientes que posee actualmente el NHS pueden tener un valor de mercado indicativo de varios miles de millones de libras para una organización comercial.

Un ejemplo del valor de los datos personales respecto no una base de datos, sino un individuo, es el amparo directo 493/2018, publicada a través del portal web del Consejo de la Judicatura Federal, el 16 de enero del 2020, el Decimosexto Tribunal Colegiado en materia administrativa del Primer Circuito resuelve a favor del quejoso a efecto de reconocer la existencia del derecho subjetivo del quejoso y condenar al IMSS al pago de indemnización por los daños y perjuicios debido a la actividad irregular del Estado.

Lo anterior derivado de un juicio por Responsabilidad Patrimonial del Estado ante la Décima Cuarta Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, con el cual se alega que el IMSS publicó datos personales (datos sensibles como son el nombre, padecimiento y estado de salud de la PVV) sin la autorización la parte actora.

“Precisó que con base a lo anterior, es que solicita le pague al C. ********** la cantidad máxima prevista en la Ley Federal de Datos Personales en Posesión de Particulares, de 320,000 Salarios Mínimos, esto es el equivalente a $22’432,000.00, (veintidós millones cuatrocientos treinta y dos mil pesos M.N.) el cual deberá ser duplicado al derivar de un incumplimiento del deber de confidencialidad previsto en el artículo 21 de la citada Ley, por lo que, se le deberá pagar $44’864,000.00 (cuarenta y cuatro millones ochocientos sesenta y cuatro mil pesos M.N.) y a los cuatro miembros de la familia, a cada uno la cantidad de 20,000 Salarios Mínimos Generales Vigentes en la hoy Ciudad de México, esto es, $2’804,000.00 (dos millones ochocientos cuatro mil pesos M.N.), cantidades que también refieren un daño material.”

Sin embargo, la Decimocuarta Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Administrativa arribó a la conclusión de que no se acreditó el daño como segundo elemento para tener derecho a la indemnización por actividad administrativa irregular.

Lo que motivó el Amparo Directo ante el Decimosexto Tribunal Colegiado en materia administrativa del Primer Circuito, resultando a favor del quejoso, debido que considero que fue hecho notorio la publicación de datos personales en el portal de www.imss.gob.mx, incluido información sensible referente al estado de salud, violando la NOM-010-SSA2-2010, y Leyes en materia de protección de datos personales, responsabilidades administrativas de servidores públicos y responsabilidad patrimonial del Estado.

De tal modo, los expedientes clínicos electrónicos pueden representar un beneficio de tiempo y dinero para las partes médico-paciente, pero su manejo y tratamiento correcto es sumamente importante para garantizar los derechos humanos a la protección de datos personales, acceso a la información y transparencia.

Además, la situación tan grave que puede representar tomando el caso del reporte de Proceso de la filtración de base de datos del IMSS, que quien adquiera la base de datos conocerá cuanto percibes de salario, donde trabajas, a que familiares tienes asegurados y sus datos personales, donde vives, y ni se diga lo que pudieran conocer en caso de que se filtrara información referente los expedientes clínicos. Por ello la importancia y valor que representa la privacidad de nuestra información, y reclamarlo cuando se nos vulnera.

Por otro lado, muchas veces pensamos que esto sucede debido a “hackers” que apuntan directamente a personas, empresas o instituciones, pero gran parte se debe por no dar soporte o mantenimiento continuo a la infraestructura informática, como también el error humano por no capacitar a los empleados a usar sus sistemas correctamente o contar con una cultura de seguridad informática, como también los empleados que buscan por venganza o negocio filtrar la información desde adentro.

Foto: Franck en Unsplash

[1] https://saluddeteriorada.contralacorrupcion.mx/wp-content/uploads/pdf/SD-Completo.pdf

[2] https://www.proceso.com.mx/nacional/2021/2/2/ponen-la-venta-bases-de-datos-de-bbva-santander-imss-257450.html

[3] ey-value-of-health-care-data-v20-final.pdf

Categories: Opinión

Tagged as:

Deja tu comentario