Elecciones2021

Política vacía

Ayer por la noche concluyeron formalmente las campañas políticas en Baja California, y para ser sinceros, la mayoría de los contrincantes y representantes de partidos políticos, e incluso candidaturas independientes, nos dejaron con una muy mala impresión al abandonar causas para irse a otras.

Poder elegir una buena candidatura en la boleta electoral el próximo 6 de junio será una tarea sumamente compleja para la ciudadanía, ya que el engaño, la mentira, y la volátil ideología política formaron parte de esta campaña. Y aunque no es algo nuevo el hecho del abandono de grupos políticos para irse a otros, este 2021 sí fue más vistoso.

Vimos a segmentos de Fuerza por México irse con Morena; a gente de Morena irse al Partido Encuentro Solidario (PES); a gente del Partido Revolucionario Institucional irse al PES; a gente de Movimiento Ciudadano irse con Morena; a independientes respaldar a partidos políticos que días antes criticaban. También vimos candidaturas disfrazadas de indígenas sin serlo.

Bajo esa forma de actuar por parte de la clase política, nuevos o viejos, en donde también vimos alianzas impensables, no hay nada que nos asegure que quienes lleguen al cargo no cambiarán su forma de pensar respecto a las propuestas y promesas de campaña que hicieron públicas. Si con tal de obtener una ventaja personal son capaces de pasar por alto estructuras de pensamiento, plataformas políticas e ideológicas, y engañar, no se puede esperar algo positivo.

Con esta realidad podemos encontrarle más lógica entonces a la baja participación ciudadana en las jornadas electorales de Baja California. Si prácticamente todas y todos los contendientes se manejan bajo débiles promesas, engañan y mienten en plena campaña, ¿qué más da votar por uno o por otro, si todos son iguales?.

La política en el Estado parece no tocar fondo. Es claro que se encuentra en una severa crisis de identidad, y nos lleva a todos a futuros gobiernos que simplemente no tendrán ningún compromiso de hacer lo que prometieron, pues a falta de guion, todo se vale. Y los partidos políticos se han convertido en simples cascarones rellenos con dinero público.

Hemos escuchado que en esta campaña en particular, habrá un voto cruzado. Esto es, que los votantes no marcarán en la boleta su voto específicamente a un solo partido político en los distintos cargos que están por elegirse (gubernatura, alcaldías, diputaciones locales, diputaciones federales), sino que seleccionarán un partido para un cargo y otro partido para otro.

Los comentarios vertidos por el dirigente estatal del PRI respecto a que respaldarían para la gubernatura a Hank Rhon y para las alcaldías a las y los candidatos de la alianza Va por Baja California dan cuenta de este voto cruzado que se espera ocurra. Lo mismo cuando Fuerza por México respaldó la candidatura por la gubernatura de Marina del Pilar, de Morena, pero las de su partido en alcaldías.

Un voto cruzado derivado de una ideología cruzada, de pensamientos y propuestas cruzadas, que no tienen que ver unas con otras pero que al final del camino beneficiarán a estos grupos sin vergüenzas.


Fotografía de portada: Wonderlane / CC-BY

Deja tu comentario